[ezcol_1half]                     

man with a golf ball heart

 

They set about him with a knife and fork, I heard,

and spooned it out. Dunlop, dimpled, perfectly hard.

It bounced on stone but not on softer ground-they made

a note of that. They slit the skin-a leathery,

rubbery, eyelid thing-and further in, three miles

of gut or string, elastic. Inside that, a pouch

or sac of pearl-white balm or gloss, like Copydex.

It weighed in at the low end of the litmus test

but wouldn’t burn, and tasted bitter, bad, resin

perhaps from a tree or plant. And it gave off gas

that caused them all to weep when they inspected it.

That heart had been an apple once, they reckoned. Green.

They had a scheme to plant an apple there again

beginning with a pip, but he rejected it.

 [/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

hombre con corazón de pelota de golf

Se le fueron encima con tenedor y cuchillo, me contaron,

y se lo extirparon con una cuchara: Dunlop, cacarizo, totalmente duro.

Rebotaba en la piedra pero no en un suelo blando. Tomaron

nota de eso. Rebanaron la piel (algo como de cuero,

o de hule, de párpado) y se adentraron; tres millas

de tripa o cuerda, elástica. Y dentro una bolsa

o un saco lleno de bálsamo o esmalte, como Copydex.

Marcaba el registro más bajo del papel tornasol

pero no se quemaba, y sabía amargo, feo; a resina

quizás, de un árbol o una planta. Y despedía un gas

que los hizo llorar a todos cuando lo inspeccionaban.

Ese corazón fue alguna vez una manzana, concluyeron.

Verde. Y tenían la intención de plantar otra manzana

en ese sitio, empezando por la semilla. Pero él se negó.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

 

Simon Armitage

Hombre con corazón de pelota de golf

Kid

Faber and Faber 

Londres 2004

Versión de Carlos López Beltrán y Pedro Serrano

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención