[ezcol_1half]                            

El testamento

Yo estaré triste como un sauce

cuando el Dios que me sigue por todas partes

me diga, la mano en el hombro

“Vete a ver si estoy allá arriba”.

Entonces, del cielo y de la tierra

será necesario hacer mi duelo.

¿Está aún de pie la encina

o el pino de mi ataúd?

Si hay que ir hasta el cementerio

yo tomaré el camino más largo

yo haré novillos el dia de mi funeral

yo dejaré la vida a empujones

Tanto peor si los enterradores me regañan

tanto peor si me creen loco de atar

Yo quiero partir para el otro mundo

tomando el camino más largo.

Antes de ir a hacer requiebros

a las bellas almas de las condenadas

sueño aún con un amorcito

sueño aún con liarme con unas faldas

decir aún una vez “te quiero”

perder aún una vez el norte

desojando el crisantemo

que es la margarita de los muertos.

Dios quiera que mi viuda se duela

al enterrar a su compañero

y que para hacer que vierta lágrimas

no hagan falta cebollas.

Que ella tome en segundas nupcias

un esposo de mi aspecto

él podrá aprovechar mis botas

mis pantuflas y mis vestidos.

Que beba mi vino, que ame a mi mujer

que fume mi pipa y mi tabaco

pero que nunca – por mi alma

nunca azote a mis gatos

aunque yo no tengo un átomo

una sombra de maldad

si azota mis gatos, habrá un fantasma

que vendrá a perseguirlo.-

Aquí yace una hoja muerta

aquí acaba mi testamento.

Han escrito encima de mi puerta

“Cerrado por causa de defunción”.

Yo he dejado la vida sin rencor

no me dolerán más los dientes

Aquí estoy en la fosa común

la fosa común del tiempo.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

Le testament

Je serai triste comme un saule

Quand le Dieu qui partout me suit

Me dira, la main sur l’épaule

«Va-t’en voir là-haut si j’y suis»

Alors, du ciel et de la terre

Il me faudra faire mon deuil

Est-il encor debout le chêne

Ou le sapin de mon cercueil

S’il faut aller au cimetière

J’prendrai le chemin le plus long

J’ferai la tombe buissonnière

J’quitterai la vie à reculons

Tant pis si les croqu’-morts me grondent

Tant pis s’ils me croient fou à lier

Je veux partir pour l’autre monde

Par le chemin des écoliers

Avant d’aller conter fleurette

Aux belles âmes des damnées

Je rêv’ d’encore une amourette

Je rêv’ d’encor m’enjuponner

Encore un’ fois dire: «Je t’aime»

Encore un’ fois perdre le nord

En effeuillant le chrysanthème

Qui est la marguerite des morts

Dieu veuill’ que ma veuve s’alarme

En enterrant son compagnon

Et qu’pour lui fair’ verser des larmes

Il n’y ait pas besoin d’oignon

Qu’elle prenne en secondes noces

Un époux de mon acabit

Il pourra profiter d’mes bottes

Et d’mes pantoufl’s et d’mes habits

Qu’il boiv’ mon vin, qu’il aim’ ma femme

Qu’il fum’ ma pipe et mon tabac

Mais que jamais – mort de mon âme

Jamais il ne fouette mes chats

Quoique je n’aie pas un atome

Une ombre de méchanceté

S’il fouett’ mes chats, y a un fantôme

Qui viendra le persécuter

Ici-gît une feuille morte

Ici finit mon testament

On a marque dessus ma porte

«Fermé pour caus’ d’enterrement»

J’ai quitté la vie sans rancune

J’aurai plus jamais mal aux dents

Me v’là dans la fosse commune

La fosse commune du temps

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

Georges Brassens

El testamento

Canciones I y II

Editorial Fundamentos

Madrid 2003

Versión de Miguel Azcano

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.