Gonzalo_Rojas

80 veces nadie

Habrá viejos y viejos,

unos vueltos hacia la decrepitud y otros

hacia la lozanía, yo estoy

por la lozanía, el cero

uterino es cosa de los mayas, no hay cero

ni huevo cósmico, lo que hay en este caso

-y que se me entienda de una vez- es un ocho

carnal y mortal con mis orejas de niño para oír el Mundo,

un ocho

intacto y pitagórico, mis hermanos

paridos por mi madre fueron ocho, los pétalos

del loto, la rosa de los vientos, lo innumerable

de la Eternidad, mi primer salto al vacío

desde el muelle de fierro contra el oleaje, ahí voy. Difícil

ocho mío nadar con este viejo a cuestas.

Así las cosas, ¿nos entonces vemos

el xxi? Los

verdaderos poetas son de repente: nacen

y desnacen en cuatro líneas, y

nada de obras completas,

otros

entreleen a su Homero por ahí en inglés entre el ruido

de los aeropuertos a falta de Ilión,

Hölderlin

fue el último que habló con los dioses,

yo

no puedo. El Hado

no da para más pero hablando en confianza ¿quién

da para más?, ¿el aquelarre

de los nuevos brujos de la Física?, ¿el amor?, pero

¿qué se ama cuando se ama?, ¿las estrellas?, pero ¿quiénes

son las estrellas profanadas como están por las

máquinas del villorio?

Lo

irreparable es el hastío.

 

 

 


Gonzalo Rojas


De 80 veces nadie

Sección dirigida por Miguel García-Posada

madrimasd.org

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.