Paul Celan

Si me preguntan quién fue Celan debo decir: yo soy Celan.

Tanta es la identidad de dos que silabearon el Mundo en dos lenguas tan remotas, el alemán y el español.

Judío él, cautivo en Auschwitz donde echaron al horno a sus padres, vivió en el mismísimo plazo de mi respiro.

Cuando el 70 se arrojó al Sena pude haberlo hecho yo pero seguí aleteando en mi vuelo. Sólo vine a leerlo el 77,

por ignorancia, y sólo entonces pude verme. ¿Zeitgeist, locura? No hay campos de concentración en las estrellas.

La noche que llegué a Chile el 80 miré hacia arriba, lo vi en la fosa del amanecer.



Sartre

-Soy, pues, el Perro que adivina el porvenir: profetizo.

Así vas respirando. El otro día

te iban a dar la llave y unos dólares verdes.

¡A ti, que abriste el mundo!

Náusea: tocaste fondo. El ojo real

y el niño, el niño, el niño que mira por tu rostro.

Te disparan, te dicen tuerto de mal agüero.

¡Tantos autodidactos!

Tantos, tantos falsarios premiables y sentables

en tantas Academias. Ni Estocolmo

ni la vejez, ni Oriente ni Occidente: ¿qué es eso

del Premio: del castigo?

 

 

 

 

 

 


Gonzalo Rojas


Concierto

Metamorfosis de lo mismo

Poesía completa

Visor, Madrid, 2003

 

 

 

 

 


 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.