[ezcol_1half]  

To D—, Dead By Her Own Hand


My dear, I wonder if before the end

You ever thought about a children’s game—

I’m sure you must have played it too—in which

You ran along a narrow garden wall

Pretending it to be a mountain ledge

So steep a snowy darkness fell away

On either side to deeps invisible;

And when you felt your balance being lost

You jumped because you feared to fall, and thought

For only an instant: That was when I died.

That was a life ago. And now you’ve gone,

Who would no longer play the grown-ups’ game

Where, balanced on the ledge above the dark,

You go on running and you don’t look down,

Nor ever jump because you fear to fall.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]   


___________________


para D-, muerta por su propia mano


Mi querida, me pregunto si antes del fin

Pensaste en aquel juego de niños

Al que seguramente jugaste, en el que

Corres por encima del estrecho muro de un jardín

Imaginando que es la cima de una montaña

Con insondables precipicios a ambos lados

Y cuando sentiste que perdías el equilibrio

Saltaste, porque temías caer, y pensaste

Sólo un instante: Es ahora cuando muero.

Eso fue hace una vida. Ahora ya no estás,

Te negaste a seguir jugando en juego de los adultos

En el que, manteniendo el equilibrio

en la cima que corona la oscuridad

Se sigue corriendo sin mirar hacia abajo

Y nunca se salta por temor a caer.

 [/ezcol_1half_end]

 

 

 


Howard Nemerov


Poema escrito como recuerdo

de Diane Arbus por su hermano, Howard Nemerov

albertoalonso.wordpress.com

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención