me preocupa el televisor


Da imágenes distorsionadas últimamente. Las

caras se alargan de manera ridícula, o se acortan, tiemblan indistintamente,

hasta volverse un juego monstruoso de rostros inventados, rayas, luces y

sombras como en una pesadilla. Se oyen las palabras claramente, la música,

los efectos de sonido, pero no corresponden a la realidad, se atrasan, se

anticipan, se montan sobre los gestos que uno adivina.

Me dicen que un técnico lo arreglaría en dos o tres días, pero yo me

resisto. No quiero la violencia: le meterían las manos, le quitarían las

partes, le harían injertos ominosos, transplantes arriesgados y no siempre

efectivos. No volvería a ser el mismo.

Ojalá que supere esta crisis. Porque lo que tiene es una fiebre tremenda,

un dolor de cabeza, una nausea horrible, que lo hace soñar estas cosas que

vemos.

 

 

 

 


Jaime Sabines

De Mal tiempo, 1972

En Despierta estás muriendo, selección de Eric Leunam

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna