.

[ezcol_1half]       

XV


.
Sal, mi alma, de los helados sueños,

Del profundo sueño del amor y de la muerte,

Pues ¡mira! de suspiros se llenan los árboles

Cuyas hojas reprende la mañana.

.

Domina al este la gradual aurora

Donde brotan suaves fuegos,

Agitando aquellos velos

De gris telaraña de oro.

.

Mientras dulce, gentil, secretamente,

Repican las campanas de flores matinales

Y el sabio coro de hadas

Empieza (¡innúmero!) a escucharse.

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]   

XV

.

From dewy dreams, my soul, arise,

From love’s deep slumber and from death,

For lo! the treees are full of sighs

Whose leaves the morn admonisheth.

.

Eastward the gradual dawn prevails

Where softly-burning fires appear,

Making to tremble all those veils

Of grey and golden gossamer.

.

While sweetly, gently, secretly,

The flowery bells of morn are stirred

And the wise choirs of faery

Begin (innumerous!) to be heard.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

James Joyce 

Chamber Music

Joyce: poesía completa

Visor Libros

Madrid 2007

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna