[ezcol_1half]           

Noche de junio
.

Cuando salí del cine ya había oscurecido.

En aquel viejo parking, sin luz, iba subiendo

la rampa áspera y sucia

porque había aparcado en la terraza.

Dentro de mí también era dura la cuesta:

eran aquellos días, los primeros sin ti.

Pero al llegar arriba, en la intemperie

había un cálido silencio

envolviendo la sombra de algún coche:

las baldosas rojizas, las barandas

de hierro, delicadas y sencillas,

y latas con hortensias.

De repente, al salir a cielo abierto,

un velo se rasgó y surgió la noche

de un patio con sus limpias galerías

y sus iluminadas cristaleras.

Me detuve sintiéndote muy cerca.

Y sintiendo que ya, en cualquier instante

podría hacer surgir tesoros de la muerte.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

.

Nit de juny
.

Quan vaig sortir del cine ja era fosc.

En el vell pàrquing, sense llum, pujava

la rampa bruta i aspra

perquè havia aparcat a la terrassa.

El pendent era fort, també, dins meu:

eren els primers dies sense tu.

Però en arribar a dalt, a la intempèrie,

em vaig trobar un càlid silenci

al voltant de les ombres d’alguns cotxes:

les rajoles rogenques, les baranes

amb delicats barrots senzills de ferro

i llaunes amb hortènsies.

En sortir a cel obert es va estripar

de sobte un vel i va sorgir la nit

d’un pati de mansana amb les eixides

i les il∙luminades vidrieres.

Vaig aturar-me

sentint que eres a prop. Sentint que ja,

en qualsevol moment, podria fer sorgir

els tresors de la mort.

[/ezcol_1half_end]

.

 

 

 

 

Joan Margarit

.

Noche de junio

Hiperión

Madrid, 2002

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.