1

He vivido en la superficie de las cosas.

Mas viví también por fortuna

en las palabras. Ellas iban

incorporándome a la lentitud

penetrando las estaciones de mi piel

dilatando la malla amarga de los días

rastreando el frío y el calor en los seres

zambulléndose en el amor hasta salir al tedio

en el tedio hasta dar en la esperanza

en la esperanza hasta emerger en el asombro

sin yo quererlo o porque lo quería.

Las palabras

maravillosamente

incapaces de compromiso.

No soy un juglar de la descomposición. Acaso

amo sobre todas las cosas

el lugar del canto del pinzón

la aérea ebriedad de las mimosas

y el minuto con memoria del beso de los amantes.

Pero hay que ir hasta el fondo

correr el riesgo

de abrasarse en la resistencia de las cosas

—para sacar acaso la cabeza

al otro lado del espejo

o en el frescor de un nuevo meridiano.

 

 

 

 

 

 

Jorge Riechmann

27 maneras de responder a un golpe

1993

Incluido en 27 maneras de responder a un golpe,

librosdot.com

poesi.as

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna