el círculo

Estaba la mujer con sus dos senos,

su única cabeza giratoria,

la longitud de su sonrisa, el aire

de estar y de alejarse sabiamente fingido.

Estaba rodeada de sí misma,

de admiración opaca y compartida,

bajo la oscura luz de las miradas.

La complacencia del estar henchía

de estólida ternura los objetos cercanos.

Estaba en pie sumándose a su cuerpo.

Las palabras sonaban conllevando sentidos

superfluos y crasos.

Giraba la mujer.

Rebasaba su órbita

como un pronunciamiento

de todo lo que es bello,

vacío, ritual, sonoro, triste.

 

 

 

 

 [ezcol_1half]              

José Ángel Valente

El círculo

Obras completas 1: poesía y prosa

Galaxia Gutenberg

2006 Barcelona

 

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

valente

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.