[ezcol_1half]                

Ab Ovo

En última instancia, debería haber un idioma

donde la palabra “huevo” se redujese a una O.

Los que más se aproximan a eso son los italianos

con su uova. Por algo, Alighieri creía que era

el más saludable de los alimentos, compartiendo

esa preferencia con tenores y sopranos,

cuyos torsos como peras encarnan la esencia de la “ópera”.

Lo mismo podría decirse de los poetas alemanes

-esos auténticos románticos- que empezaban cada verso

como alguien que se sienta a desayunar, o de los matemáticos,

igual de arrogantes, empollando su infinito

tan prolijamente dispuesto, cuyos ceros inmaculados

nunca romperán el cascarón.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

Ab Ovo

Ultimately, there should by a language

in which the word “egg” is reduced to O

entirely. The Italian comes the closet,

naturally, whit its uova. That’s why Alighieri thought

in the healthiest food, sharing the predilection

with sopranos and tenors whose pear-like torsos

in the final analysis embody “opera”.

The same pertains to the truly Romantic, that is,

German poets, with practically every line

starting the way they’d begin a breakfast,

or to the equally cocky mathematicians,

brooding over their regularly laid infinity,

whose immaculate zeros won’t ever hatch.

[/ezcol_1half_end]

 


Joseph Brodsky


Ad Ovo

Canción de cuna y otros poemas

Traducción de Daniela Camozzi y Walter Cassara

Editorial Huesos de Jibia, Buenos Aires, 2009


Nota de R.: uova, plural de huevo (uovo)

Nota de R.: parece claro que el poeta no sabía

que, en catalán, huevo es ou.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.