lamento por los ojos de vernon vries

todas las palomas de la tarde perseguían a vernon vries y era maravilloso

verlo huir de tanta crueldad o blancor

peor él creía hacer esfuerzos para volar con ellas

y en realidad hacía esfuerzos para volar con ellas pobrecitas

“¡oh vernon! verdadero de arriba verdadero de abajo poco hay en el mundo”

decía al escapar o volar y sus ojos manchados por la dura contemplación

no vivían en paz perpetuamente hechos y deshechos

vivían mal o tristes o encontrando pobreza

se supo que los ojos de vernon vries vivían así:

adorando pájaros ríos cataratas el océano extenso

las lluvias los calores las amadas que giran por el aire

esos ojos se encerraban a veces en el baño para llorar

“ah” decían “si árboles fuéramos”

peor eso se supo después

las palomas reventaron los ojos de vernon vries una tarde

y vieron las raíces que bajaban a tierra

y también las comieron gozosas por todo lo que vuela

hay palomas que brillan al sol

cuando piensan en vernon vries como hojitas les salen del pico

peor a él se lo llevaron los tábanos

y estaba como rojo de miel

fue de ver los aplausos que hubieron

cuando los ojos de vernon vries se alejaron

como fuegos sin ruido apagándose

en fantástico vuelo orbital

 

 

 

 

Juan Gelman

Los poemas de sidney West

Traducciones III (1968-1969)

Seix Barral

1994 – Argentina

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.