paisajes


Los deseos flamean como

banderolas cosidas

al costado. Es así. La

agitación de la belleza come

a deshora y no hay

pacto para su pasión. Me levanto

de noche para ver

la ligereza del abismo

que mis pies abren, el danzón

dañado por la inversión ambiental.

Los hechos hunden clavos fríos

en las certezas. ¿De dónde

viene este saber que destruye

su consuelo? Hay

que leer las reglas del espanto

en una ciudad con sol. Pero

las ciudades aplastan al sol. Las pérdidas

se cansan del cuerpo,

no se engañan.

 

 

 

 

Juan Gelman

Paisajes


Valer la pena

México, 1996/2000

Seix Barral Biblioteca Breve

2001, Grupo Editorial Planeta S.A.I.C / Seix Barral

Buenos Aires

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna