viendo a la gente andar

Viendo a la gente andar, ponerse el traje,

el sombrero, la piel y la sonrisa,

comer sobre Ios platos dulcemente,

afanarse, correr, sufrir, dolerse,

todo por un poquito de paz y de alegría,

viendo a la gente, digo, no hay derecho

a castigarle el hueso y la esperanza,

a ensuciarle Ios cantos, a oscurecerle el dia,

viendo, sí,

como la gente llora en Ios rincones

más oscuros del alma y sin embargo

sabe reír y sabe andar derecho,

viendo a la gente, bueno, viéndola

tener hijos y esperar y siempre

creer que van a mejorar las cosas

y viéndola pelear por sus riñones,

digo gente,

que hermoso andar contigo

a descubrir la fuente de lo nuevo,

a arrancar la felicidad, 

a traer el futuro sobre el lomo, hablar

familiarmente con el tiempo y saber

que acabaremos y de una buena vez por ser dichosos,

que hermoso, digo, gente, que misterio

vivir tan castigado

y cantar y reír,

¡que asunto raro!

 

 

 

 

 

Gelman, Juan

Viendo a la gente andar

Violin y otras cuestiones

1ª ed. Planeta, 2006

Buenos Aires, Argentina

Edición original: Ediciones Gleizer

Buenos Aires 1956

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.