[ezcol_1half]      

Goebbels abandons his noveland joins the party

His last love poem

broke in the harbour

where swearing blondes

loaded scrap

into rusted submarines.

Out in the sun

he was surprised

to find himself lustless

as a wheel

More simple than money

he sat in some spilled salt

and wondered if he would find again

the scars of lampposts

ulcers of wrought-iron fence

He remembered perfectly

how he sprung

his father’s heart attack

and left his mother

in a pit

memory white from loss of guilt.

Precision in the sun

the elevators

the pieces of iron

broke whatever thous

his pain had left

like a whistle breaks

a gang of sweating men.

Ready to join the world

yes yes ready to marry

convinced pain a matter of choice

a Doctor of Reason

he began to count the ships

decorate the men.

Will dreams threaten

this discipline

will favourite hair favourite thighs

last life’s sweepstake winters

drive him to adventurous cafés?

Ah my darling pupils

do you think there exists a hand

so bestial in beauty so ruthless

that can switch off

his religious electric Exlax light?

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]   

goebbels abandona su novela y se afilia al partido

Su último poema de amor

se rompió en la bahía

donde rubios personajes blasfemaban

cargando chatarra

en oxidados submarinos.

Al sol

se sintió sorprendido

al sentirse tan carente de deseos

como una rueda.

Más simple que el dinero

se sentó sobre un poco de sal derramada

y se preguntó si volvería

a encontrar alguna vez

las cicatrices de las farolas

úlceras de verja de hierro forjado.

Recordaba perfectamente

cómo dispuso

el ataque cardíaco de su padre

y cómo dejó a su madre

en un pozo

con la memoria en blanco

por la pérdida de culpabilidad.

Precisión bajo el sol

los elevadores

las piezas de hierro

dispersaron a cualesquiera de vosotros

cuyo dolor hubiera dejado

igual que un silbato dispersa

a un equipo de hombres sudorosos

Preparado a unirse al mundo

sí, sí, dispuesto a casarse

convencido de que el dolor

es una cuestión de elección

un Doctor de la Razón

empezó a contar los barcos

a condecorar a los hombres.

¿Amenazarán acaso los sueño

esta disciplina?

¿le llevarán el pelo favorito los muslos favoritos

los ganadores de apuestas

de las carreras de caballos

de la vida anterior

llevarán a aventureros cafés?

¡Ah, mis queridos pupilos!

¿creéis que existe una mano

tan bestial, tan despiadada con la belleza

que pueda apagar

su religiosa luz eléctrica antidiarreica?

 [/ezcol_1half_end]

 

 

 

Leonard Cohen

Goebbels abandona su novela y se afilia al partido

Flores para Hitler

Visor 1981

Madrid

Versión de Antonio Resines

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna