28


Papá va a pescar.

Hay una luna enorme, redonda y clara.

Parece un día extraño.

Él sale con el anzuelo al hombro, y es como si fuera otro.

Los bueyes, al mirarlo, se levantan.

Él pasa y los pastizales se cierran suavemente, cae una manzana.

El rocío brilla como un diablo, como un ángel.

Mi hermana, mi prima y yo, no dejamos de dormir ni de jugar;

pero, le seguimos con la mirada, y preguntando qué sacará del

agua -Va a volver tardísimo- qué traerá para morir en casa.

No lo sé; pienso en un bicho nunca visto,

un gato sombrío de melena suelta,

que ríe y ríe, en el momento de morir.

 

 

 

 


Marosa di Giorgio


-


de La edad anaranjada

número 29

Colección Ave Roc

Fondo de Animal Editores

Ecuador, 2012 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.