trabajo frío

Dime, del tiempo resonando

en tu esfera parcial y dulce,

¿no oyes acaso el sordo gemido?

¿No sientes de lenta manera,

en trabajo trémulo y ávido,

la insistente noche que vuelve?

Secas sales y sangre aéreas,

atropellado correr ríos,

temblando el testigo constata:

Aumento oscuro de paredes,

crecimiento brusco de puertas,

delirante población de estímulos,

circulaciones implacables.

Alrededor, de infinito modo,

en propaganda interminable,

de hocico armado y definido

el espacio hierve y se puebla.

¿No oyes la constante victoria,

en la carrera de los seres,

del tiempo, lento como el fuego,

seguro y espeso y hercúleo,

acumulando su volumen

y añadiendo su triste hebra?

Como una planta perpetua aumenta

su delgado y pálido hilo,

mojado de gotas que caen

sin sonido en la soledad.

 

 

 

Pablo Neruda

Trabajo frío

Residencia en la tierra

Editorial Universitaria

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.