[ezcol_1half]                        

mi padre hablaba con los cisnes

Apoyado en la baranda

del Puente de South Gate

mi padre hablaba con los cisnes

recordando sus días

con los Royal Munster Fusiliers.

La India era el alba

Las mujeres distantes

El sol se acunaba en los brazos de él.

A veces,

cuando las nubes eran color vino

se lavaba la-cara en el Ganges.

Los cisnes remontaban desde el Lee

desplegando las alas.

2

Apoyada en las oscuridades

de su cuarto crepuscular

mi madre hablaba con Dios

recordando a Pearse

y el aliento de Connolly.

Irlanda era nueva

Los hombres altos

La tierra reflejaba su brillo.

A veces,

cuando las águilas chillaban

recorría los caminos a Belén.

Dios abría sus ojos

Poca cosa para un milagro.

De esos dos nací

El Ganges moviéndose con el Lee

y estruendo de artillería creciendo hasta perderse.

Mi madre se vistió de verde hasta que murió.

Mi padre murió con los cisnes.

Sólo los ríos siguen

sangrando suavemente.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

My father spoke with swans

Leaning on the parapet

Of the South Gate Bridge

My father spoke with swans

Remembering his day

With the Royal Munster Fusiliers.

India was dawn

The women cool

The sun cradled in his arms.

Sometimes,

When the clouds were wine

He washed his face in the Ganges.

The swans rose from the Lee

And held their wings.

2

Leaning on the mysteries

Of her twilight room

My mother spoke with God

Remembering Pearse

And the breath of Connolly.

Ireland was new

The men tall

The land mirrored their brightness.

Sometimes,

When the eagles called

She walked the roads to Bethlehem.

God opened his eyes

A loss for miracles.

From these two I was born

The Ganges swaying with the Lee

And gunfire rising to a fall.

My mother wore green till she died

My fahter died with swans.

Only the rivers remain

Slow bleeding.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

Patrick Galvin

Mi padre hablaba con los cisnes

Poesía contemporánea de Irlanda

Traducida por Jorge Fonderbrider y Gerardo Romano

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna