edad


Mi edad, desprendida como pañales blancos,

flota en el aire, se convierte en

una nube habitada. Me inclino para acercarme,

distingo un edificio iluminado recorrido de voces.

¡Oh, juego extravagante del que me harté!

Ahora te vadeo con hierbas hasta las rodillas

y me acompañan mis queridos icebergs translúcidos:

el silencio y el espacio. Ahora ya tanto ha salido

del nido que hay en mi cabeza que debo volverme

para ver qué huellas dejo, si son de pies,

o un rastro de garras, o la diestra pisada del palmípedo.

age

My age fallen away like white swaddling

Floats in the middle distance, becomes

An inhabited cloud. I bend closer, discern

A lighted tenement scuttling with voices.

O you tall game I tired myself with joining!

Now I wade through you like knee-level weeds,

And they attend me, dear translucent bergs:

Silence and space. By now so much has flown

From the nest here of my head that I needs must turn

To know what prints I leave, whether of feet,

Or spoor of pads, or a bird’s adept splay.

 

 

 

 

 

 

Philip Larkin

Poesía Reunida

Engaños

The Complete Poems, Archie Burnett, ed.,

Nueva York, Farrar, Strauss and Giroux, 2012

Versiones de Damián Alou y Marcelo Cohen

Lumen

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.