[ezcol_1half]    


egoísta es el hombre

Nadie puede negar, no,

que Arnold es menos egoísta que yo.

Se casó con una mujer para que no se le fuera

y ahora la tiene allí hasta que se muera.

Y el dinero que saca de partirse el cobre

tampoco es que a ella le sobre

para las chorradas de los niños, la secadora,

la calefacción y la batidora,

y después de la cena,

cuando leer el periódico es lo que vale la pena,

la murga de Clávame este clavo en la pared.

Y es que no tiene tiempo para él,

entre los chavales enredando por la sala

y tener que salir al jardín con la pala

y esa carta a su madre de su propia mano

donde le dice ¿Por qué no vienes en verano?

Si nos comparamos hay acuerdo,

yo siempre quedo como un cerdo:

nadie puede negar, no,

que Arnold es menos egoísta que yo.

Pero un momento, tranquilidad,

¿es cierta tanta disparidad?

Está así porque ha querido,

no para contentar a sus conocidos;

y si el plan le ha salido contrahecho

lo hizo tan solo por su propio provecho,

se guió por su propio interés.


Así, no somos tan distintos, ya ves,

solo que yo tengo más ciencia

y conozco los cotos de mi paciencia

para que no me tengan que encerrar…

o creo que sé hasta dónde puedo llegar.

  [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end] 


self’s the man



Oh, no one can deny

That Arnold is less selfish than I.

He married a woman to stop her getting away

Now she’s there all day,

And the money he gets for wasting his life on work

She takes as her perk

To pay for the kiddies’ clobber and the drier

And the electric fire,

And when he finishes supper

Planning to have a read at the evening paper

It’s Put a screw in this wall –

He has no time at all,

With the nippers to wheel round the houses

And the hall to paint in his old trousers

And that letter to her mother

Saying Won’t you come for the summer.

To compare his life and mine

Makes me feel a swine:

Oh, no one can deny

That Arnold is less selfish than I.


But wait, not so fast:

Is there such a contrast?

He was out for his own ends

Not just pleasing his friends;

And if it was such a mistake

He still did it for his own sake,

Playing his own game.


So he and I are the same,

Only I’m a better hand

At knowing what I can stand

Without them sending a van –

Or I suppose I can.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

Philip Larkin

Egoísta es el hombre

Poesía Reunida

Las bodas de Pentecostés

The Complete Poems, Archie Burnett, ed.

Nueva York, Farrar, Strauss and Giroux, 2012

Versiones de Damián Alou y Marcelo Cohen

Lumen

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna