[ezcol_1half]         

Whatever happened?

At once whatever happened starts receding.

Panting, and back on board, we line the rail

With trousers ripped, light wallets, and lips bleeding.

Yes, gone, thank God! Remembering each detail

We toss for half the night, but find next day

All’s kodak-distant. Easily, then (through pale),

‘Perspective brings significance’, we say,

Unhooding our photometers, and, snap!

What can’t be printed can be thrown away.

Later, it’s just a latitude: the map

Points out how unavoidable it was:

‘Such coastal bedding always means mishap’.

Curses? The dark? Struggling? Where’s the source

Of these yarns now (except in nightmares, of course)?

 

 

 

¿qué ocurrió?

 

 

 

Enseguida, lo que sea que pasó se desvanece.

Jadeando y de nuevo a bordo nos apoyamos en la barandilla

con los pantalones desgarrados, ligeros de cartera y labios sangrantes

Si, se terminó, ¡gracias a Dios! Recordando cada detalle

damos vueltas en la cama durante la mitad de la noche, pero nos encontramos el día siguiente

Todo está lejano, como en una foto perfecta. Fácilmente, entonces (mediante la paleta)

el punto de vista cobra importancia, decimos

descaperuzando nuestros fotómetros y ¡Zas!

Lo que no puede imprimirse, puede ser desechado

Más tarde, es sólo una latitud: el mapa

señala cómo de inevitable fue:

Tal ropa costera siempre significa un contratiempo

¿Maldiciones?¿La Oscuridad? ¿Un aprieto? ¿Dónde está el origen

de esas historias (mas que en las pesadillas, evidentemente)?

 

Nuestras versiones

 [/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]        

¿Qué ocurrió?

Enseguida lo que ocurrió comienza a diluirse.

Jadeando, de nuevo a bordo, nos colocamos en la barandilla

con los pantalones rotos, ligeros de cartera, los labios sangrantes.

¡Ya pasó, gracias a Dios! Damos vueltas en la cama

recordando cada detalle, pero al día siguiente todo adquiere

la lejanía de una kodak. Entonces (aunque pálidos),

«Las cosas hay que verlas en perspectiva», decimos

como si nada, destapando el fotómetro, y ¡zas!

Lo que no se puede positivar queda descartado.

Luego no es más que una latitud: el mapa

indica que era inevitable:

«Esa estratificación costera siempre ha sido un peligro».

¿Una maldición? ¿La oscuridad? ¿Un forcejeo? ¿De dónde salen

ahora esas fábulas (como no sea de las pesadillas, claro)?

 

 

 

 

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

Philip Larkin

¿Qué ocurrió?

Poesía Reunida

The Complete Poems, Archie Burnett, ed.,

Nueva York, Farrar, Strauss and Giroux, 2012

Versiones de Damián Alou y Marcelo Cohen

Lumen

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna