[ezcol_1half]        


Última cara

Última cara, con qué poco esfuerzo

llegas imponente ante mis ojos:

nadie que te viera podría imaginar

que hasta entonces tu belleza no tenía hogar:

querida vagabunda, no ignores

mi mirada, ni la rehuyas.

Admirador y admirada se abrazan

a un nivel inútil, donde

yo asumo tu belleza actual,

y tú mi criterio; pasar, sin embargo,

al mundo real y feo

no aporta ningún atributo perdurable:

regateos, sufrimiento y amor,

no este homenaje siempre planeado.


Las mentiras se ensombrecen a nuestro alrededor:

¿caminará la estatua de tu belleza?

¿Debo ir yo torpemente detrás, hasta que

encuentre algo –o no lo encuentre– y sea

demasiado tarde para dar media vuelta?

O, si me mantengo firme,

¿es real tu poder? ¿Puede

mi rechazo esquivar y huir,

ocultarse y acometer,

apartarse del sol con máscara y espada

y asesinar y no comprender?

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]      



Latest face

Latest face, so effortless

Your great arrival at my eyes,

No one standing near could guess

Your beauty had no home till then;

Precious vagrant, recognise

My look, and do not turn again.

Admirer and admired embrace

On a useless level, where

I contain your current grace,

You my judgment; yet to move

Into real untidy air

Brings no lasting attribute –

Bargains, suffering, and love,

Not this always-planned salute.

Lies grow dark around us: will

The statue of your beauty walk?

Must I wade behind it, till

Something’s found – or is not found –

Far too late for turning back?

Or, if I will not shift my ground,

Is your power actual – can

Denial of you duck and run,

Stay out of sight and double round,

Leap from the sun with mask and brand

And murder and not understand?

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

Philip Larkin

Última cara

Poesía Reunida

Engaños

The Complete Poems, Archie Burnett, ed.

Nueva York, Farrar, Strauss and Giroux, 2012

Versiones de Damián Alou y Marcelo Cohen

Lumen

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna