[ezcol_1half]          

Just once

 –

Just once I knew what life was for.

In Boston, quite suddenly, I understood;

walked there along the Charles River,

watched the lights copying themselves,

all neoned and strobe-hearted, opening

their mouths as wide as opera singers;

 –

counted the stars, my little campaigners,

my scar daisies, and knew that I walked my love

on the night green side of it and cried

my heart to the eastbound cars and cried

my heart to the westbound cars and took

my truth across a small humped bridge

and hurried my truth, the charm of it, home

and hoarded these constants into morning

only to find them gone.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]    

Sólo una vez

 –

Sólo una vez supe para qué es la vida.

En Boston, de pronto, lo entendí;

paseaba allí a lo largo del Charles River,

miraba las luces copiándose,

todas de neón y estroboscópicas, abriendo

sus bocas tanto como los cantantes de ópera; 

– 

contaba las estrellas, mis pequeñas defensoras,

mis cicatrices de margarita, y supe que paseaba mi amor

por el costado verde de la noche y lloré

mi corazón hacia los coches que se dirigían al este y lloré

mi corazón hacia los coches que se dirigían al oeste y llevé

 –

mi verdad a través de un pequeño puente encorvado

y apresuré mi verdad, su encanto, hacia casa

y atesoré estas constantes hasta el amanecer

sólo para descubrir que se habían ido.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

Anne Sexton

Poemas de amor

Traducción e introducción de Ben Clark

Ediciones Linteo

2009

2ª Edición 2010

 

Aunque este poema de Anne Sexton no me llega -como suele decirse-, a pesar

de que lo he traducido más de una vez con acepciones -e intenciones- diversas,

le agradezco a Vladimira Pound que me haya aclarado que no se trata de que

Anne Sexton se explicara parcial o elípticamente en el poema, sino que los

sentimientos y certezas que expresa existen tal cual: así, la deficiencia en

la comprensión del poema era, es mía. 

 

Narciso de Alfonso

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.