[ezcol_1half]                     


Bancarrota

Veintiocho, un vientre velludo que sobresale

de la camiseta (insolvente)

aquí tumbado en mi lado

del colchón (insolvente)

escuchando el extraño sonido

de la voz de mi mujer (también insolvente).

Somos unos recién llegados

a estos pequeños placeres.

Perdonadme (le ruego al gobierno)

que no hayamos sido previsores.

Hoy, mi corazón, como la puerta delantera,

está abierto por primera vez desde hace meses.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

Bankruptcy

Twenty-eight, hairy belly hanging out

of my undershirt (exempt)

I lie here on my side

on the couch (exempt)

and listen to the strange sound

of my wife’s pleasant

voice (also exempt).

We are new arrivals

to these small pleasures.

Forgive me (I pray the Court)

that we have been improvident.

Today, my heart, like the front door,

stands open for the first time in months.
[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 


Raymond Carver

Todos nosotros

Poesía reunida

S. L. Bartleby Editores

2006, 3ª edición

Velilla de San Antonio

Selección, traducción y prólogo de Jaime Priede

Original: Collected poems

The Harvill Press

Londres 1996

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.