vago


A la gente que le iba mejor que a nosotros les llamábamos

                                                                          [acomodados.

Vivían en casas pintadas y con cisterna en los váteres.

Conducían coches de año y marca reconocibles.

A los que les iba peor les llamábamos miserables y no

                                                                           [trabajaban.

Sus extraños coches descansaban entre chatarra en corrales

                                                                           [llenos de polvo.

Los años pasan y todo es reemplazado.

Pero hay una cosa que aún es verdad.

Nunca me gustó trabajar. Mi meta fue siempre

ser un vago. Le veía mérito.

Me gustaba la idea de sentarme en una silla

a la puerta de mi casa durante horas, sin hacer nada

más que llevar puesto el sombrero y beber coca-cola.

¿Qué tiene de malo?

Encender un cigarrillo de vez en cuando.

Escupir. Pelar un palo con una navaja.

¿A quién le perjudica? Llamar

de vez en cuando a los perros para ir a cazar conejos.

                                                   [Pruébalo alguna vez.

Saludar cada poco a un chico gordo y rubio como yo

y preguntarle: “¿No te conozco?”

O mejor: “Eh, ¿qué quieres ser de mayor?”

shiftless


The people who were better than us were comfortable.

They lived in painted houses with flush toilets.

Drove cars whose year and make were recognizable.

The ones worse off were sorry and didn’t work.

Their strange cars sat on blocks in dusty yards.

The years go by and everything and everyone

gets replaced. But this much is still true –

I never liked work. My goal was always

to be shiftless. I saw the merit in that.

I liked the idea of sitting in a chair

in front of your house for hours, doing nothing

but wearing a hat and drinking cola.

What’s wrong with that?

Drawing on a cigarette from time to time.

Spitting. Making things out of wood with a knife.

Where’s the harm there? Now and then calling

the dogs to hunt rabbits. Try it sometime.

Once in a while hailing a fat, blond kid like me

and saying, “Don’t I know you?”

Not, “What are you going to be when you grow up?”

 

 

 

 

Raymond Carver

Vago

Todos nosotros

Poesía reunida

S. L. Bartleby Editores

2006, 3ª edición

Velilla de San Antonio

Selección, traducción y prólogo de Jaime Priede

Original: Collected poems

The Harvill Press

Londres 1996

 

 

 

 


 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención