viktoria-costa

 

viktoria

 

Viktoria tal vez ha venido en la nave sagrada; está hermosa de rasgos y de estilo y de ojos caídos:

esos ojazos para los que no tiene suficientes párpados; y el pelo castaño que le cae hacia delante, sobre media

cara, y se la despeina casi por completo, con la compensación de que la oreja le queda limpia, desnuda y visible

para los peatones de la vida que andamos merodeando por estos alrededores.

El personal dice, decimos, por ejemplo: viento sideral, y nos quedamos tan tranquilos, tan contentos,

pero después llega la noche, con su viento sideral, cósmico, que nos consume el rostro, las mejillas, que nos devora

la cara. Como la belleza, son asuntos terribles, sagrados, que llegan directamente del más allá.

Y la nariz larga y bonita de Viktoria, con el perfil ondulado y la punta en redondo; y los labios naranjas, a

juego con el traje, tal vez iluminados por un sol suplementario, secundario, menor, uno de esos soles de la vida que

van y vuelven sin mucha órbita, con desorden, a la suya.

Y también va guapa de blusa de color crudo, amplia y suave, abrochada hasta el último botón que es en

realidad el primero, hermosa mujer, Viktoria.

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna