valentinR

Valentín el Roto

Perdió la cara al sentir de pronto el vacío,

todo el vacío ecuestre que llevaba dentro:

grande como una catedral de papel y

doloroso como un rincón clavando las espuelas.

“Cuánto daño me has hecho, mamá”,

pensó en voz baja.

Despojado de flores, con las alas rotas

y sin cucharaditas de miel en el desayuno,

enseguida supo que estar vivo o muerto

no le importaba demasiado.

Él ya no era él, sino un desgarrón del universo,

un agujero más de la capa de ozono,

una masiva inundación de crueldad y crimen.

 –

Necesitaba unos dientes de hombre,

una dentadura de armador: había aprendido

que lo que hagamos con nuestras vidas

depende de ciertos mordiscos. 

Se hizo dolido y duro: engendrando la cabeza

pensaba eléctricamente en hacer el mal sin pausas

y con estilo. Fue extraño, extraordinario y feroz.

– 

Los niños del barrio le cantaban a coro

una hermosísima canción con música del Fari:

“El hombre exacto no tiene fantasías

el hombre feliz no tiene camisas

el hombre puro no tiene sombra”.

 

 

 

 

 

 

Paula Parcial Parcial

 –

Valentín el Roto

De Cazador de faisanes, R. y P. Parcial, ‘Las Parcialas’

Ediciones Inéditos Definitivos,

Zaragoza 2008

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.