Arte poética Nº 3 / capitulo XXXVII

en el que queda demostrado que

Phileas Fogg no ha ganado nada al

dar esta vuelta al mundo si no es la

felicidad

Empiezo a escribir cuando el alba se desmaya

por las chimeneas y uno a uno los

programas de radio van extinguiéndose /

mientras nadie hace el amor y las camas de

los niños rojos están más arrugadas y frías

que los desfiladeros indios o las manos de

un viejo marxista que ya no cree en nadie

ni en nada / o bien cuando todos fornican

con los ojos cerrados y la luz se entierra

como un hacha loca entre las dunas -los

oasis lanzan aullidos concéntricos, los catalejos

se venden más que los condones y es

la misma miseria-. Empiezo a dibujar, a

escribir cartas, a tratar de reconocer lo que

no veré mas, entre el espacio que hay de la

palabra ternura a la palabra indiferencia,

entre lo que media de la frase déjalo todo,

a la frase terreno firme o caras conocidas /

Ahora que puedo sentarme bajo un desesperado

mural anónimo con un boleto de

avión en la mano derecha y una naranja

hecha pedazos en la izquierda. La madrugada

se ensancha con los colores de una herida

interior. Un muchacho idiota canta:

cuando me entreguen en un sobre mi primer

sueldo voy a comprar un vestido de flores

verdes para mi camarada y unos pantalones

de mezclilla para mí / Y un muchacho idiota

canta mientras observa ciudades

levitando como vapor. Los cerebelos rajados

de las revoluciones. Semillas armoniosas

y salvajes que ruedan que se coagulan

que ruedan: el parpadeo experimental de

los complots.

 

 

 

 


Roberto Bolaño

Muchachos desnudos bajo

el arcoiris de fuego

Antología de Roberto Bolaño

Editorial Extemporáneos Poesía

1ª edición, septiembre 1979

México

 

 

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención