Siete poemas breves

I

Cae fiebre como nieve

Nieve de ojos verdes

II

Se ríen los trovadores en el patio de la taberna

La mula de Guiraut de Bornelh El cantar oscuro

y el cantar claro Cuentan que un catalán prodigioso…

La luna… Los claros labios de una niña diciendo en latín

que te ama Todo lejos y presente

No nos publicarán libros ni incluirán muestras

de nuestro arte en sus antologías (Plagiarán

mis versos mientras yo trabajo solo en Europa)

Sombra de viejas destrucciones. La risa de los juglares

desaparecidos La luna en posición creciente

Un giro de 75o en la virtud Que tus palabras te sean fieles

III

Guiraut Sentado en el patio de la taberna

Las piernas cruzadas Has salido para digerir

contemplando el cielo Los tejados grises

Las chimeneas humeantes de los primeros días invernales

Las niñitas rubias morenas pelirrojas Jugando

IV

En primavera salían de los bosques y recibían a los hombres

Tersites Inmaculado el mármol atraviesa descripciones

lamentos estados totalitarios Algo tan lejano a la risa

de los comerciantes (Salían de sus bosques para hacer

el amor) Con campesinos que alababan grandemente

sus cabalgaduras atadas a los árboles bajos o paciendo

en los claros Una Grecia en blanco y negro Y anos dilatados

estrechando vergas notables Tersites las amazonas

un atardecer que persiste a las descripciones y los besos

V

Tal vez no ame a nadie en particular dijo

mientras miraba a través de los cristales

(La poesía ya no me emociona) – ¿Qué? Su amiga

levantó las cejas Mi poesía (Caca)

Ese vacío que siento después de un orgasmo

(Maldita sea, si sigo escribiendo llegaré a sentirlo

de verdad) La verga parada mientras se desarrolla

el Dolor (Ella se vistió aprisa. Medias

de seda roja) Un aire jazzeado una manera de hablar

(Improviso, luego existo, ¿cómo se llamaba ese tipo?)

Descartes Caca (Qué nublado, dijo ella,

mirando hacia arriba Si pudieras contemplar

tu propia sonrisa Santos anónimos Nombres

carentes de significado

VI

Nadie te manda cartas ahora Debajo del faro

en el atardecer Los labios partidos por el viento

Hacia el Este hacen la revolución Un gato duerme

entre tus brazos A veces eres inmensamente feliz

VII

En la sala de lecturas del Infierno En el club

de aficionados a la ciencia-ficción

En los patios escarchados En los dormitorios de tránsito

En los caminos de hielo Cuando ya todo parece más claro

Y cada instante es mejor y menos importante

Con un cigarrillo en la boca y con miedo A veces

los ojos verdes Y 26 años Un servidor

 

 

 

 

 

 

 

Roberto Bolaño

Siete poemas breves

Publicado en

Le Prosa

Revista de Escritura Literaria / 3

Director: Orlando Guillén

México, febrero de 1981

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.