El universo se investiga a sí mismo.

Y la vida es la forma

que emplea el universo

para su investigación.

La flecha se da vuelta

y se clava en sí misma.

Y el hombre es la punta de la flecha.

El hombre se clava en el hombre,

pero el blanco de la flecha no es el hombre.

Un laberinto

sólo se encuentra

en otro laberinto.

 

 

 


Roberto Juarroz

Poesía vertical V, 45

1974

Visor Libros

Madrid 1991

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.