counting sheep

A scientist has a test tube full of sheep. He 
wonders if he should try to shrink a pasture 
for them. 


They are like grains of rice. 
He wonders if it is possible to shrink something 
out of existence. 
He wonders if the

sheep are aware of their tininess, 
if they have any sense of scale. Perhaps they think 
the test tube is a glass barn… 


He wonders what he should do with them; they 
certainly have less meat and wool than ordinary 
sheep. Has he

reduced their commercial value? 
He wonders if they could be used as a substitute 
for rice, a sort of wolly rice . . . 


He wonders if he shouldn’t rub them into a red paste 
between his fingers. 
He wonders if they are breeding, or

if any of them 
have died. 
He puts them under a microscope, and falls asleep 
counting them . . .

contando borregos
 


 
Un científico tiene un tubo de ensayo lleno de borregos. Se pregunta si debería intentar encogerles su pastura.

Son como granos de arroz. Se pregunta si es posible encoger algo hasta la inexistencia. Se pregunta si los

borregos estarán conscientes de su pequeñez, si tendrán algún sentido de la escala. Quizá creen que el tubo de

ensayo es un establo de vidrio… Se pregunta qué debería hacer con ellos; sin duda tienen menos carne y lana que

los borregos ordinarios. ¿Ha reducido también su valor comercial? Se pregunta si podrían ser usados como sustituto

de arroz; una especie de arroz lanudo. Se pregunta si no debería frotarlos entre los dedos hasta volverlos una pasta

roja. Se pregunta si se estarán reproduciendo, o si alguno de ellos habrá muerto. Los pone bajo un microscopio y,

contándolos, se queda dormido…

 

 

 

 

Edson, Russell, The Tunnel: Selected Poems, Oberlin College Press, © 1994. 

Versión de Édgar Yépez

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.