[ezcol_1half]                       

las hermanas del tesoro sexual

En cuanto mi hermana y yo salimos de

la casa materna, lo único que quisimos

fue follar, borrar cualquier huella de

su cuerpo de gorrioncillo y de sus delgadas

piernas de saltamontes. ¡Los cuerpos de los hombres

eran como el de nuestro padre! Macizos

los corvejones, los ijares y los muslos, elegantes

las rodillas, las pantorrillas ahusadas-

podíamos tenerlo a él en ese momento, las nalgas abultadas

y prohibidas, las corvas, la polla

en nuestra boca, ah la polla en nuestra boca.

Como exploradoras que

descubren una ciudad perdida, nos volvimos

locas de alegría, desvestíamos a los hombres

despacio y con cuidado, como si

dejáramos al descubierto enterrados artefactos que

probarían nuestra teoría de la cultura perdida:

pues si Madre decía que una cosa no estaba ahí,

es que ahí estaba.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

The Sisters of Sexual Treasure

As soon as my sister and I got out of our

mother’s house, all we wanted to

do was fuck, obliterate

her tiny sparrow body and narrow

grasshopper legs. The men’s bodies

were like our father’s body! The massive

hocks, flanks, thighs, elegant

knees, long tapered calves-

we could have him there, the steep forbidden

buttock, backs of the knees the cock

in our mouth, ah the cock in our mouth.

Like explores who

discover a lost city, we went

nuts with joy, undressed the men

slowly and carefully, as if

uncovering buried artifacts that

proved our theory of the lost culture:

that if Mother said it wasn’t there,

it was there.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sharon Olds

Las hermanas del tesoro sexual

De Satán dice

Igitur, 2001, Tarragona

Traducción de Rosa Lentini y Ricardo Cano Gaviria

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.