[ezcol_1half]                                

no es lo que haces sino lo que eso te hace

 

No vagué por los Estados Unidos

con apenas un dólar en el bolsillo,

un par de jeans rotos y una navaja suiza.

Viví entre ladrones en Manchester.

No atravesé descalzo el Taj Mahal,

escuchando el espacio que se abría

entre cada pisada, levantando y poniendo

la huella sobre el piso de mármol. Pero jugué

a hacer patitos en el lago Black Moss

en un día tan quieto que se oía cada onda

surcar. Sentí la inercia de cada piedra

gastarse contra el agua; luego hundirse.

No he jugueteado con el cordel de un paracaídas

sentado al borde de una avioneta en vuelo

pero sostuve la cabeza lacia de un niño

en la guardería, y acaricié sus manos rollizas.

Y sospecho que el nudo en la garganta

y la sutil sensación en cascada, en algún sitio

dentro de nosotros, son ambos parte de esa

intuición de algo más. Esa emoción, quiero decir.-

 [/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

 

 

It ain’t what you do it’s what it does to you

I have not bummed across America

with only a dollar to spare, one pair

of busted Levi’s and a bowie knife.

I have lived with thieves in Manchester.

I have not padded through the Taj Mahal,

barefoot, listening to the space between

each footfall picking up and putting down

its print against the marble floor. But I

skimmed flat stones across Black Moss on a day

so still I could hear each set of ripples

as they crossed. I felt each stones’ inertia

spend itself against the water; then sink.

I have not toyed with a parachute cord

while perched on the lip of a light aircraft;

but I have held the wobbly head of a boy

at the day centre, and stroked his fat hands.

And I guess that the tightness in the throat

and the tiny cascading sensation

somewhere inside us are both part of that

sense of something else. That feeling, I mean.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

Simon Armitage

No es lo que haces sino lo que eso te hace

Versión de Carlos López Beltrán y Pedro Serrano

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna