[ezcol_1half]                  

Macbeth. Act 5. Scene 5

(…)

Messenger

Gracious my lord,

I should report that which I say I saw,

But know not how to do it.

 

Macbeth

Well, say, sir.

 

Messenger

As I did stand my watch upon the hill,

I look’d toward Birnam, and anon, methought,

The wood began to move.

 

Macbeth

Liar and slave!

 

Messenger

Let me endure your wrath, if’t be not so:

Within this three mile may you see it coming;

I say, a moving grove.

 

Macbeth

If thou speak’st false,

Upon the next tree shalt thou hang alive,

Till famine cling thee: if thy speech be sooth,

I care not if thou dost for me as much.

I pull in resolution, and begin

To doubt the equivocation of the fiend

That lies like truth: ‘Fear not, till Birnam wood

Do come to Dunsinane:’ and now a wood

Comes toward Dunsinane. Arm, arm, and out!

If this which he avouches does appear,

There is nor flying hence nor tarrying here.

I gin to be aweary of the sun,

And wish the estate o’ the world were now undone.

Ring the alarum-bell! Blow, wind! come, wrack!

At least we’ll die with harness on our back.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

 

 

Macbeth. Acto 5. Escena 5

Mensajero

Augusto señor,

debo informar de lo que he visto,

aunque no sé cómo hacerlo.

 

Macbeth

Pues dilo ya.

 

Mensajero

Estando de vigía ahí en lo alto,

he mirado hacia Birnam y me ha parecido

que el bosque empezaba a moverse.

 

Macbeth

 

¡Infame embustero!

Mensajero

Sufra yo vuestra cólera si miento:

podéis ver que se acerca a menos de tres millas.

Repito que el bosque se mueve.

Macbeth

Si no es cierto, te colgaré vivo

del primer árbol hasta que el hambre te seque.

Si es verdad, no me importa que lo hagas

tú conmigo. – Refreno mi determinación;

ya recelo de equívocos del diablo,

que miente bajo capa de verdad.

«Nada temas hasta que el bosque de Birnam

venga a Dunsinane», y ahora un bosque

viene a Dunsinane. ¡A las armas, fuera!

Si se confirma lo que dice el mensaje,

tan inútil es huir como quedarse.

Empiezo a estar cansado del sol, y ojalá

que el orden del mundo fuese a reventar.

¡Toca al la campana de alarma,

sople el viento, venga el fin,

pues llevando la armadura he de morir!

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

William Shakespeare

Macbeth. Acto 5. Escena 5

  

 mac


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.