[ezcol_1half]                      

Viaje al interior

V

La dilatada ruta de salida del yo

tiene muchos rodeos, sectores defectuosos aún sin asfaltar,

donde el auto resbala por el ripio,

y las ruedas de atrás quedan casi colgando en el vacío,

ante el desvío súbito que obliga a hacer la curva.

Mejor estar atento, precaverse de piedras y derrumbes.

El arroyo que corre en medio de la ruta, las lomas

carcomidas por el viento, las quebradas,

los torrentes crecidos en verano por las riadas

que bajan hacia el angosto valle.

Los juncos aplastados por el viento y la lluvia,

que el largo invierno agrisa, y que al fin del verano

se queman hasta el tallo.

––O la ruta se estrecha,

y sube viboreando hacia el riacho con sus filosas piedras,

las tierras altas donde crecen alisos y abedules,

a través del pantano que parece vivir por sus arenas movedizas,

y un abeto caído impide finalmente continuar,

cae la oscuridad sobre los matorrales

y en las cañadas se adivina el miedo.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

 

Journey into the Interior

V

.

In the long journey out of the self,

There are many detours, washed-out interrupted raw places

Where the shale slides dangerously

And the back wheels hang almost over the edge

At the sudden veering, the moment of turning.

Better to hug close, wary of rubble and falling stones.

The arroyo cracking the road, the wind-bitten buttes, the canyons,

Creeks swollen in midsummer from the flash-flood

roaring into the narrow valley.

Reeds beaten flat by wind and rain,

Grey from the long winter, burnt at the base in late summer.

— Or the path narrowing,

Winding upward toward the stream with its sharp stones,

The upland of alder and birchtrees,

Through the swamp alive with quicksand,

The way blocked at last by a fallen fir-tree,

The thickets darkening,

The ravines ugly.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

.

Theodore Roethke

Viaje al interior

Traducción de Ezequiel Zaidenwerg

zaidenwerg.blogspot.com

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.