II

el nombre


Me dormí al volante y choqué contra un árbol al lado de la

carretera. Me arrebujé en el asiento de atrás y me dormí. ¿Cuánto

tiempo? Horas. Se había hecho de noche.

De repente, me desperté y no sabía quién era. Estoy plenamente

consciente, pero no me sirve de nada. ¿Dónde estoy?

¿QUIÉN soy? Soy algo que acaba de despertar en un asiento trasero

dominado por el pánico como un gato en un saco de arpillera.

¿Quién soy?

Un rato después, la vida vuelve a mí. Mi nombre vuelve a

mí como un ángel. Por fuera d el muro del castillo suena una

trompeta (como en la obertura Leonora) y los pasos que me ayudarán

bajan rápido rápido la larga escalinata. ¡Soy yo el que viene!

¡Soy yo!

Pero imposible de olvidar la decimoquinta batalla en el infierno

de la nada, a unos pocos pasos de una carretera principal por

la que pasan los coches con las luces encendidas.

Tomas Tranströmer

traducido al inglés por Robert Bly

The name


I got sleepy while driving and pulled in under a tree at the side of the road.

Rolled up in the back seat and went to sleep. How long.? Hours. Darkness had come.

All o f a sudden I was awake, and I didn’t know who I was. I’m fully conscious,

but that doesn’t help.

Where am I?

WHO am I? I am something that has just woken up in a back seat,

throwing itself around in panic like a cat in a gunnysack. Who am I?

After a long while my life comes back to me. My name comes to me like an angel.

Outside the castle walls there is a trumpet blast (as in the Leonora Overture) and

footsteps that will save me come quickly quickly down the long staircase.

It’s me coming! It’s me!

But it is impossible to forget the fifteen-second battle in the hell o f nothingness,

a few feet from a major highway where the cars slip past with their lights on.

Tomas Tranströmer

translated by Robert Bly


El texto de T. Tranströmer aparece en el libro de Raymond Carver 

tal como lo presentamos: bajo el epígrafe II. El nombre, de

Un sendero nuevo a la cascada.


Raymond Carver

Todos nosotros

Poesía reunida

S. L. Bartleby Editores

2006, 3ª edición

 


 

 

 

 

1 Comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

la no vida

 

sin espacio para la expresión
del dolor, —como hacen los artistas.

 

es posible

 

Es fácil y probable,
que al pasar los años, se desconozcan

 

belleza

 

Era tan guapa
que no llamaba
la atención