elogio de la mala conciencia de uno mismo

El ratonero no tiene nada que reprocharse.

Los escrúpulos le son ajenos a la pantera negra.

No dudan de lo apropiado de sus actos las pirañas.

El crótalo se acepta sin complejos a sí mismo.

No existe un chacal autocrítico.

El tábano, la langosta, la tenia y el caimán

viven como viven y así están satisfechos.

De cien kilos es el corazón de la orca,

pero no le pesa.

Nada más animal

que una conciencia limpia

en el tercer planeta del sol.

 

 

 

 

 


Wislawa Szymborska

Elogio de la mala conciencia de uno mismo

El gran número. Fin y principio y otros poemas

Hiperión, 1998, edición de Maria Filipowicz-Rudek y Juan Carlos Vidal

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.