[ezcol_1half]                    

La cebolla

 

 

La cebolla es otra cosa.

Ni siquiera tiene entrañas.

Es cebolla enteramente,

al más cebolloso grado.

Por fuera tan cebolluda,

cebollina de raíz,

puede escrutarse por dentro

sin ningún remordimiento.

En nosotros todo extraño,

apenas de piel cubiertos,

y una anatomía violenta,

terror de la medicina,

y en la cebolla, cebolla

y no intestinos torcidos.

Desnuda repetidamente

y similar hasta el fin.

Un ser sin contradicciones,

criatura muy bien lograda.

[/ezcol_1half][ezcol_1half_end]

 

 

 

 

 

 

 

En una cebolla hay otra,

en la grande una pequeña

y así, sucesivamente,

una tercera, una cuarta.

Una centrípeta fuga.

Un eco cantado a coro.

A la cebolla la entiendo:

el mejor vientre del mundo.

Sola se rodea de aureolas

y para su propia gloria.

Nosotros: grasas y nervios,

secreciones y secretos.

Y se nos ha denegado

la idiotez de lo perfecto.

[/ezcol_1half_end]

 

 

 

 

.

Wislawa Zsymborska

La cebolla

Poesía incompleta

FCE, 2008

 szymborska


 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna