Por el norte la escollera
con sus piedras valientes
que pelean con la marea.

Por el sur su arena, sombrillas
y bañadores; ¡te pillo,
tú te la queda!

A poniente las barquitas,
bailando por alegrías
que cantan las mojarritas.

Vigilando desde levante
las puertas abiertas
para que venga el que quiera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carlos Tizón

____________________

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.