Licencia para el viento

En las laderas de las colinas, junto al pueblo, acam­pan

predios plantados de mimosas. En la época de la recolección

sucede a veces que, lejos del lugar, se produce el encuentro

extremadamente fragante con una muchacha cuyos brazos

estuvieron atareados durante todo el día alrededor de las

frágiles ramas. Parecida a una lámpara cuya aureola de

claridad fuese de perfume se aleja, con la espalda vuelta

al sol poniente.

Dirigirle la palabra sería sacrilegio.

Con la alpargata hollando la hierba, cédele el paso en

el camino. Acaso tengas la suerte de distin­guir, en sus

labios, la quimera de la humedad de la Noche.

René Char

Furor y Misterio

Solo permanecen [1938-1944]

El Ante-Mundo

TItulo original: Fureur et mystère

Edit. Gallimard 1962

Traducción de

Santiago González Noriega

Catalina Gallego Beuter

Visor Madrid 1979

 

Nº XCVI de la colección Visor de poesía

Madrid 1979

rené-char


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna