Por la proximidad y tal vez por la resolución de la foto, vemos a Rianne con un exceso de realidad.

Tiene el rostro y la negra cabellera y el cuello mojados de sudor, y la piel rosada hacia rojiza, enrojecida,

eritematosa, quizá del sol o de un intenso esfuerzo.

Nos mira con neutralidad con esos prodigiosos dispositivos oculares de diafragma verde, como si

su mirada y la nuestra se encontraran a medio camino entre ella y nosotros, y allí mismo se detuvieran

a olfatearse, pero sin contar con ella ni con nosotros: libremente.

Y los labios, que se le entreabren de forma natural, espontánea, quizá por la presión de los dientes

o por la musculatura de los alrededores.

Qué oscuros los párpados, qué negras las cejas. Y los cabellos que le serpentean y le despeinan

la frente y el pómulo y la sien.

La nariz es proporcionada, de vertientes suaves y surcos bonitos como las curvas de un caracol.

Y la oreja, el pabellón auricular, y la textura pintada de los labios, y los músculos del cuello con

sus inserciones, y la prominencia de la clavícula. Es un prodigio, un prodigio con exceso de realidad.

 

 

 

 


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna