robert henri – mata moana

 

 

 

 

Ella está frontalmente desnuda, como un boxeador que ha bajado la guardia,

como un caballo o una amazona sin caballo o una saltadora de trampolín.

Está entera en sus partes decimales, abierta como un paisaje abierto, como

una fachada de tres pisos con ascensor y vistas al parque.

 

 

Vestidas o desnudas, algunas mujeres tienen el aspecto, el aire, el talante de

un hogar; otras, en cambio, son más bien como un domicilio, o como un apartado

–muy apartado- de correos: llevan dentro o encima algo anónimo o general,

numérico o embotellado.

 

 

Vestidas o desnudas, algunas mujeres ya decidieron cuando entonces, con los órganos

duros de la decisión, todo lo que había que decidir, todo lo que iba a ser su vida, y

fueron entornando puertas que un golpe de viento acabó de cerrar, se fueron

abrochando el impermeable de Armani con adornos de amianto y se hicieron opacas.

 

 

Vestidas o desnudas, algunas mujeres se toman el café con leche delante del espejo,

detrás del espejo, en el espejo, no por narcisismo, porque ya se han dado cuenta de

que rinde poco, sino por innovismo, buscando en su imagen y en sus maneras lo

insospechado, lo novísimo, lo otro, lo distinto que las suba más alto en el caballo

de sí mismas.

 

 

Vestidas o desnudas, algunas mujeres, después de abanicarse las tetas y refrescarse

los muslos con agua de vichy, que les hace cosquillas, se visten o se desnudan de majas

y salen a comerse unos churros o a buscar novio, lo que pase antes, marchosas y

cachondas como la misma vida, espléndidas y generosas como un almirante,

suaves y sencillas como el que toca los platillos en la orquesta.

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.