roger-pol droit

 

experiencias de [poesía] cotidiana

 

 

traducción: victor goldstein
fondo de cultura económica
de argentina – buenos aires
1ª edición 2001

 

merodear de noche

 

 

duración: de 2 a 3 horas
material: ciudad, noche
efecto: nómada

 

 

 

Mucha gente piensa que la noche solo se define por la ausencia de luz solar.

Esta concepción no sólo es simplista sino que es falsa. La noche reemplaza

el planeta que conocemos de día por otro nuevo. Ni los códigos ni los gestos

son los mismos. Los pensamientos son diferentes. No es seguro que los mismos

individuos sean idénticos.

 

Qué duda cabe, esta mutación es visible sobre todo en las ciudades. Una población

específica habita la noche. Es poco numerosa, rarificada, dispersa. La noche

es ante todo un espacio que no tiene nada que ver con el del día. En el se merodea.

Lo cual significa que uno se desplaza sin objetivo explícito, salvo la búsqueda

eventual de una presa difícil de definir.

 

Las calles están casi desiertas. Es posible avanzar, percibir la configuración de la

ciudad. Ya ande uno a pie o en auto, la noche le ofrece la ciudad abierta, y las ganas

de recorrerla interminablemente.

Haga la experiencia de tomar su auto y partir hacia adelante, a lo largo de un rincón

de la noche, sin saber adónde va. Siempre descubrirá algo nuevo, aunque se vuelva

reincidente. Un cartel de neón, un barrio, una pelea, un desamparo, un espectáculo,

una orgía previsible, un pasaje vacío, una fiesta casual.

 

Sobre todo experimentará que existen múltiples noches, repartidas en sectores del

espacio o fases del tiempo. Y acaso desee que la noche nunca se detenga. Verá el

alba como una derrota. Vivirá en espera del crepúsculo. El fin del día anunciara el

retorno de una promesa.

Se interrogará sobre la veracidad de esta definición: «Se llaman filósofos de las luces

a aquellos que, en la oscuridad, son atraídos por todo lo que brilla». Se preguntará

qué relación puede tener con el hecho de que, en griego antiguo, el plural de psichè,

que significa el alma, se utiliza para designar a las mariposas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna