roger wolfe

 

días perdidos en los transportes públicos

 

 

Anthropos
Barcelona 1992
premio editorial Anthropos 1991

 

 

 

—Y eso es precisamente lo que más me gusta asunto —dijo el gordo.
—¿El qué?
—¿Pues qué va a ser? Perder el tiempo en los trenes y autobuses.
¿De qué otra manera se me hubiera ocurrido semejante idea?

HOWARD BLOXHAM

Es sencillamente imposible insultar a la
raza humana sino se sonríe al mismo tiempo.

WILLIAM SAROYAN

 

 

 

TE LEVANTAS DE LA CAMA Y ES LA GUERRA

 

 

 

Suena el teléfono. Manolo. Me comunica

que le han dejado un ojo como un plato.

En una fiesta —cosas que ocurren, me dice,

cuando uno se divierte. Algo

que, como ya se sabe, no gusta demasiado

a la mayoría de la gente.

Que si salgo, me pregunta.

Estoy trabajando. Escribo este poema,

fumo, escucho a la vecina, que otra vez

se ha puesto en pie de guerra con el crío,

la merienda, los tebeos, la leche. Pienso

que no me importaría nada ser el personaje

de ese libro que hay sobre la mesa.

Podría al menos

conocer New York, coger el metro, disparar

la Browning, romper todos los dedos de las manos

a aquellos que más odio.

Le digo que no puedo. Me atenazan

el alquiler, las moscas, el verano,

la ciudad, la gente, los semáforos

Pero que si quiere puede pasarse por mi casa.

Bajaré a por unas latas, hay tabaco.

Charlaremos.

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.