[ezcol_1half]          

le pitre châtié

Yeux, lacs avec ma simple ivresse de renaître

Autre que l’histrion qui du geste évoquais

Comme plume la suie ignoble des quinquets,

J’ai troué dans le mur de toile une fenêtre.

De ma jambe et des bras limpide nageur traître,

A bonds multipliés, reniant le mauvais

Hamlet! c’est comme si dans l’onde j’innovais

Mille sépulcres pour y vierge disparaître.

Hilare or de cymbale à des poings irrité,

Tout à coup le soleil frappe la nudité

Qui pure s’exhala de ma fraîcheur de nacre,

Rance nuit de la peau quand sur moi vous passiez,

Ne sachant pas, ingrat! que c’était tout mon sacre,

Ce fard noyé dans l’eau perfide des glaciers.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

el payaso castigado

Ojos, lagos con mi frenesí de renacer

Distinto del histrión cuyo gesto evocaba

Cual pluma el hollín innoble del quinqué,

En la pared de tela me abrí una ventana.

Con pierna y brazos, limpio, aleve nadador,

Multiplicando brincos, negador del mal Hamlet,

Era como si en el agua inventara muchísimas

Tumbas en las que, virgen, desaparecer.

Jocoso oro de címbalo en puños irritado,

De pronto el sol cae sobre la desnudez

Que pura se exhaló de mi frescor de nácar.

Noche de la piel, rancia pasabas sobre mí.

Ignorando, ah ingrata, que mi apoteosis era

Este afeite ahogado en el agua traidora del glaciar.

[/ezcol_1half_end]

Stéphane Mallarmé

Poesía

Versión de Federico Gorbea

Selecciones de poesía universal

Texto bilingüe

Plaza & Janés, S. A., Editores

Primera edición: Mayo, 1982

 

 

Mallarmé,_Stéphane,_par_Dornac


 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna