juan carlos onetti

nada más que las manos; lentas, intimidadas y torpes

 

Los adioses

 

A Idea Vilariño

 

Quisiera no haber visto del hombre, la primera vez que entró

en el almacén, nada más que las manos; lentas, intimidadas

y torpes, moviéndose sin fe, largas y todavía sin tostar,

disculpándose por su actuación desinteresada.

 

leer más
  1. Propongo una explicación ( ) de este hermoso y potente texto, tanto para hacerle justicia como para hacer justicia a…

  2. Aprovecharé este poema para explicarme —a mí mismo sobre todo— algunos asuntos de la poesía y la poética que, estando…

  3. Me parece un buen poema; antes, cuando entonces, hubiera dicho que necesito que un poema tenga imágenes concretas, imágenes reales,…