tango de la muerte

[audio:plegaria.mp3]


Bianco-Bachicha Orchestra

Tango ‘Plegaria’


Plegaria que llega a mi alma al son de lentas campanadas,

plegaria que es consuelo y calma para las almas desamparadas.

El órgano de la capilla embarga a todos de emoción mientras

que un alma de rodillas ¡pide consuelo, pide perdón!

¡Ay de mí!… ¡Ay señor!… ¡Cuánta amargura y dolor!

Cuando el sol se va ocultando (una plegaria)

y se muere lentamente (brota de mi alma)

cruza un alma doliente (y elevo un rezo) en el atardecer.

Murió la bella penitente, murió, y su alma arrepentida

voló muy lejos de esta vida, se fue sin quejas, tímidamente,

y di en que noche callada se oye un canto de dolor y su alma triste,

perdónala, toda de blanco canta al amor!

 

 



Tango “Plegaria”, del argentino Eduardo Bianco, que se hizo muy famoso en Europa antes de la guerra.
Bianco lo tocó frente a Hitler y Goebbels en 1939; luego los nazis obligaban a los presos de los campos
de concentración a tocar ese tango mientras los otros iban a las cámaras de gas. Allí le cambiaron el nombre,
le llamaron: El Tango de la Muerte”. Plegaria Tango Música: Eduardo Bianco Letra: Eduardo Bianco Canta:J. Raggi.

La verdad de Muerte en fuga se asentaba en hechos. Como destaca Felstiner en su biografía,
“no lejos de Czernowitz, en el campo de concentración de Janowska, un teniente de las SS ordenaba
a un grupo de violinistas judíos que tocaran un tango que se llamaba Tango de la muerte,
para usarlo mientras se cavaban tumbas, en las marchas, torturas y fusilamientos”.

El investigador relata que “antes de liquidar el campo, las SS mataron a toda la orquesta.
Este Tango de la muerte, del que existe una grabación, estaba basado en el gran éxito de Eduardo Bianco.
De hecho, la orquesta de Bianco tocaba en París a comienzos de 1939 cuando Celan
estaba allí estudiando medicina. Ese mismo año Bianco tocó ante Hitler y Goebbels,
que preferían el tango a la supuesta decadencia del jazz”.

Situaciones similares a las del campo de Janowska ocurrieron en Auschwitz y Maidanek, entre otros lugares.
Según Felstiner, los nazis usaron sólo la música de Plegaria y no la letra escrita por Bianco,
que habla de una mujer que reza en una iglesia.
Esta versión “nazificada” de Plegaria está registrada por Aleksander Kulisiewicz en el disco Songs from the depth of Hell
(Canciones de las profundidades del infierno, con el sello Folkways FSS 37700).
La grabación se conserva en museos dedicados al Holocausto, en Israel y los Estados Unidos.

 


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

eternidad

 

La vida vibrante entrando a borbotones; barriendo toda duda.

seis de corazones

 

Pero si lo piensas
con ese amor que sigue latiendo, cuando
el corazón deja de latir

 

el mar

 

Y en la tierra cumple su condena,
insumiso, con el viento, el sol y esa luna