«Sólo encontré una verdad en la vida, hijo, y eras tú.

Sólo encontré una verdad en la vida y la he perdido.

Vivo de llorarte en la noche con lágrimas que queman la oscuridad.

Soldadito rubio que mandaba en el mundo, te perdí para siempre.

Tus ojos cuajaban el azul del cielo. Tu pelo doraba la calidad del día.

Lo que queda después de ti, hijo, es un universo fluctuante, sin consistencia,

como dicen que es Júpiter, una vaguedad nauseabunda de veranos e inviernos,

una promiscuidad de sol y sexo, de tiempo y muerte, a través de todo lo cual vago

solamente porque desconozco el gesto que hay que hacer para morirse.

Si no, haría ese gesto y nada más.

Qué estúpida la plenitud del día.

¿A quién engaña este cielo azul, este mediodía con risas?

¿Para quién se ha urdido esta inmensa mentira de meses soleados y campos verdes?

¿Por qué este vano rodeo de la muerte por las costas de la primavera?

El sol es sórdido y el día resplandece de puro inútil, alumbra de puro vacío,

y en el cabeceo del mundo bajo un viento banal sólo veo la obcecación vegetal de la vida,

su torpeza de planta ciega.

El universo se rige siempre por la persistencia, nunca por la inteligencia.

No tiene otra ley que la persistencia.

Sólo el tedio mueve las nubes en el cielo y las olas en el mar. «

 

 

 

 

 

Francisco Umbral

De Mortal y rosa

Planeta

Barcelona 2007

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.