TotesMädchen1

[ezcol_4fifth] 

La arena o la tierra fina la están sepultando a intervalos secos y calientes, a pausas entre su ser y su nada: a su ser le encantaba tomar el sol en la playa, pero su nada prefiere agilizar el trámite y dejarse engullir por esa arena general, sin dimensiones, donde se disolverá la carne fría de la muchacha muerta.

Tiene todavía las manos fuera, largas y levantadas, fervorosas y despintadas de uñas, y tal vez todavía va ajustando los dedos uno a uno, yema a yema, dejando en cada mano las huellas dactilares de la otra.

Con su ser detenido está hermosa como una piedra, finita e ilimitada, difunta: apenas una línea la mantiene todavía a este lado, la contiene -con intervalos- en la materia de carne y de piel, con un interior de huesos blancos y con un exterior abigarrado de verde liquen y de rojo pezón.

Las causas dulces de su persona se desprenden como el perfume, que es la muerte de las flores; se van soltando de su cosa humana, de su tribu social, de su cuerpo goloso de colores histéricos, y sólo va quedando la oscura línea del alma que el viento oscuro de la noche disolverá y la nada irá devorando el ser, enterrando en la arena las nalgas y el cuello, la cabeza y los muslos, irá comiéndose las hermosas moléculas del rostro y las puntiagudas crestas ilíacas y los delicados átomos del pubis para terminar derribando las manos que ahora están de pie como árboles devotos, como ajustándose los guantes largos.

 [/ezcol_4fifth] [ezcol_1fifth_end][/ezcol_1fifth_end]

 

 

 

Narciso de Alfonso

Merodeos: el desnudo femenino en la pintura


 

Egon Schiele, Totes Mädchen -Dead girl; Muchacha muerta-

1910. Current localization: Earl and Countess of Harewood and Trustees of Harewood House Trust

Watercolor; 30,5x44cm.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.