[ezcol_1half]        

epidermal macabre

Indelicate is he who loathes

The aspect of his fleshy clothes,—

The flying fabric stitched on bone,

The vesture of the skeleton,

The garment neither fur nor hair,

The cloack of evil and despair,

The veil long violated by

Caresses of the hand and eye,

Yet such is my unseemliness:

I hate my epidermal dress,

The savage blood’s obscenity,

The rags of my anatomy,

And willingly would I dispense

With false accouterments of sense,

To sleep immodestly, a most

Incarnadine and carnal ghost.

 

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

macabro epidérmico

Indecoroso es aquel que aborrece

La apariencia de su envoltura carnal,

El tejido fugaz cosido sobre el hueso,

La vestidura del esqueleto,

El ropaje ni vellón ni pelo,

La capa del mal y la desesperación,

El velo largamente violado

Por las caricias de la mano y del ojo.

Sin embargo, tal es mi indignidad:

Odio mi vestido epidérmico,

La salvaje obscenidad de la sangre,

Los andrajos de mi anatomía,

Y voluntariamente haría caso omiso

De los falsos atavíos del sentido,

Para dormir impúdicamente, como el más

Encarnado y carnal espectro.

 

[/ezcol_1half_end]

Theodore Roethke

Traducción de Alberto Girri

Huerga y Fierro Editores

Madrid, 2000

Poemas

Colección Signos


 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

ángeles

 

Ángeles era todo corazón, pues ya se sabe
que el intelecto repite, pero el corazón descubre.